Es correcto afirmar que de cada diez personas que participan en una conversación, cinco son la mitad.