Demasiado tarde

Esta mañana las paredes querían susurrar tu voz. Tu mensaje, que he leído siete horas tarde, no ha hecho más que incentivar mi ambición de quedarme a solas contigo.

Que no sueñe contigo me decías. Aunque el mensaje hubiese llegado a tiempo habría sido tarde.

Leave a Reply