Desenlace en tres actos

Acto primero

Pietro se aclaró la garganta mientras se ajustaba la corbata.
Sang —Señora presidenta de la cámara, señorías, como bien saben este es un momento histórico. Nuestro país se encuentra sumido en una crisis sin precedentes, la población pobre es cada vez mayor en número y en pobreza. Sin embargo, al mismo tiempo, las personas más adineradas cada vez lo son más.
Sang Este es un país de principios. Un país democrático. Podemos decir que disfrutamos de un presente construído con el sudor y el esfuerzo de todos aquellos que nos precedieron. Su orgullo y su valor impregnó cada rincón de esta nación y recordarlos es un acto de sensatez nacional.
Sang Día tras día contemplo cómo aquellos que nunca han aportado apenas nada se enriquecen a costa del esfuerzo de aquellos que, aún hoy, honran la memoria de aquellos que debemos recordar. Día tras día su legado es aplastado por el egoísmo y la vileza de quienes exprimen a los más necesitados.
Sang Por eso mi gobierno aprobará pasado mañana, siete de septiembre, un nuevo impuesto que obligará a los bancos a ingresar en las arcas del estado un porcentaje de sus beneficios para que al pueblo le sea devuelta la riqueza que se le ha robado.

Acto segundo

Una notificación en su teléfono despertó a Pietro de la siesta que estaba disfrutando en su sillón. No había día que su secretario no le insistiera en las bondades de retirarse a la cama para echarse la siesta; pero era un animal de costumbres y se había habituado a esa silla y ese escritorio. Sacó su teléfono de uno de sus bolsillos y lo miró. Tenía una notificación de Whatsapp; un mensaje de Ana Zapatillas, la presidenta del Banco Cantábrico.
Sang «Pietro, porfi, no apruebes ese impuesto. Ahora me viene muy mal.»

Acto tercero

La Gaceta Hispana – 7 de Septiembre de 2018
Las fuertes presiones hacia el gobierno por parte de los principales agentes sociales obligan al ejecutivo a desestimar la propuesta de ley conocida como el «impuesto a los bancos».
Sang El presidente Pietro Sancho ha declarado que, aunque se siente abatido por no poder sacar adelante la propuesta, entiende la preocupación popular y, como se comprometió cuando juró el cargo, no llevará a cabo ninguna propuesta que el pueblo rechace. Ha añadido que es de una enorme salud democrática que el pueblo haya sabido organizarse para hacer ver al gobierno su desaprobación respecto al nuevo impuesto.

Leave a Reply