In media res

Seguro que te sonará la típica escena con la que empiezan muchas pelis. Con un tío cayendo al vacío, con los ojos vidriosos y la cara desencajada del miedo. La mayoría de las veces, el director se empeña en que la escena esté a cámara lenta para intensificar el drama. Te suena, ¿verdad?
Sang Pues así es como estoy. Sé que no es muy original que empiece a contarte mi vida de esta manera. Espero que entiendas que no ha sido decisión mía. Si hubiera podido saber que ocurriría de esta manera, habría hecho algo más por intentar que no pasara. Al menos no así. Siempre he odiado los clichés.
Sang Llegados a este momento de la escena suele ser habitual que el espectador, en este caso lector, se pregunte qué he podido hacer para merecer esto. O qué acontecimientos han podido desencadenar este desenlace. A lo mejor me he caído de algún sitio. ¿Y si me han tirado?
Sang Lo cierto es que la historia de cómo he llegado hasta aquí es la más corriente que te habrán contado jamás. Sí, sé que la mayoría de las historias que empiezan con una escena como esta dicen eso mismo. Aun así, tienes que creerme. Soy un tío cayendo al vacío, con los ojos vidriosos y la cara desencajada de miedo. ¿Que ganaría engañándote?

Leave a Reply