La gran verdad de los comunistas

Los comunistas somos un problema. Me di cuenta hace tiempo. Y ya no porque ofrezcamos la idea de un mundo mejor, con respuestas a los problemas sociales y con respuestas a las crísis sistemáticas que asolan el capitalismo cíclicamente. No. Somos un peligro porque estamos organizados.

Por eso nos hacen la mala prensa que nos hacen. Para que la gente no vea que estamos organizados, y bien organizados, emiten propaganda que, a ojos de terceros, nos expone como sectarios. Para que la gente no vea que lo que nosotros ofrecemos funciona, disfrazan a los grandes líderes comunistas de la historia como genocidas. Haciendo que parezcamos defensores del fascismo.

Es gracioso o, cuanto menos, curioso cómo nos tachan de conspiranoicos cuando decimos que los conflictos de Ucrania, la primavera árabe o, incluso, la secesión de Croacia han sido planeados meticulosamente por los servicios de inteligencia de los países miembros de la Otan. Y más, cuando hay filtrados cientos de miles de documentos en los que se demuestra que han participado en estos conflictos y más.

Vale, es cierto, aún no se ha filtrado nada sobre Ucrania. Pero, ¿en serio creéis que la UE no está metida en el ajo?

Pero acabarán ganando. Porque han convertido a la sociedad en borregos alienados que temen la desaparición de los productos manufracturados que crean su modo de vida. Alguno dirá, ¡yo no soy un borrego! Mentira. Precisamente, el borreguismo existe gracias a la falsa creencia de que nosotros somos distintos. Que nosotros somos especiales. Que eso malo que les pasa a esos a nosotros no nos pasará.

Y sé que esto último que he dicho echa por tierra la idea de que los comunistas no somos borregos. Pero, si no te planteas luchar activamente contra el orden establecido, eres un borrego. Si realmente no sientes que seas un borrego, planteate qué estás dispuesto a dar en la lucha de clases.

Los comunistas estamos dispuestos a dar la vida por la causa obrera. Esa es la razón por la que no somos borregos. Disidimos de las versiones oficiales. Disidimos de los medios “independientes”. En mi caso, no me creo ni las noticias de los medios comunistas.

Los comunistas ofrecemos un método científico para analizar la sociedad. Y es de ahí de donde debemos sacar la información, rechazando cualquier versión alternativa.

Si tú eres de los que no se creen una sola palabra de los medios; si eres de los que daría su vida para que sus hijos tuvieran el mejor lugar posible donde vivir (o al menos, el mejor lugar que seamos capaces de construir); entonces, eres comunista. Lo que pasa, es que todavía no lo sabes.

Leave a Reply