No creo en Twitter

¡Vaya! Parece que he vuelto a empezar a escribir regularmente. No se is esto cambiará pero, por el momento, necesito escribir. El caso es que una vez más, me llegan protestas en Twitter de “retuitea si estás en contra”, por Facebook otras tantas pero de compartir y darle a “me gusta” e, incluso, por change.org. Reconozco que anteriormente creí que se podía lograr algo con estas plataformas. Quizá no cambiar las cosas pero, al menos, informar a la gente de las injusticias a nuestro alrededor.

El problema es que, como todo en esta sociedad de excesos, estas reivindicaciones han perdido sentido. No es que las reivindicaciones no tengan sentido, sino lo que se busca conseguir con ellas. Se ha convertido en lo mismo que el crowfunding: una moda propagandística que busca mostrar que se es más interesado por los problemas, más empatizante con los que sufren que nuestros amigos en las redes sociales. Y lo peor es que aún hay gente que cree en estas cosas.

Por supuesto que hay que emplear estas plataformas como medio para hacer llegar el conocimiento de las injusticias actuales a los ciudadanos. Pero ¿alguien cree que por poner un cuadradito rojo como avatar de WhatsApp el presidente de gobierno va a dimitir? Si ni siquiera sabrá que tienes ese avatar. Sólo lo sabréis tú, tu cuadrilla de amigos y esos agentes tan majos de la NSA que todo lo ven.

Si quieres cambiar las injusticias, si quieres que los hijos de puta que nos gobiernan paguen por sus delitos, si quieres que los países comunitarios dejen de presionarnos con una deuda “impagada”, no lo compartas en Facebook y Twitter. Súmate a aquellas plataformas que luchan activamente contra estas injusticias. No será porque no las hay.

No te digo que abraces el comunismo. Los comunistas sabemos que si le das una oportunidad y escuchas esta ideología con una mente abierta y crítica, haciendo oídos sordos a toda la propaganda anticomunista con la que llevan un siglo bombardeandonos, la abrazarás tú mismo (misma, si eres mujer). No, me conformo con que te acerques a la plataforma más cercana a tu lugar de residencia y te ofrezcas a colaborar. Siempre viene bien una persona más.

Para hacer pegadas de carteles, panfletadas o pintadas reivindicativas. Para hacer escraches. O simplemente para hacer bulto en una manifestación. ¿Que si te pillan te van a pegar con porras?¿Que te pueden multar? Claro que nos arriesgamos a eso. Pero dime qué prefieres: ¿moratones o desahucios?

Tú verás lo que haces yo tengo bien claro lo que quiero y voy a hacer.

logo-UE

Leave a Reply