¿Qué más da quién sujeta la correa?

Ahora tenemos a toda la sociedad excitada. Pasan el día debatiendo, reclamando e, incluso, exigiendo un cambio en el amo que maneja la correa. Y es que resulta que, como el rey ha abdicado, tenemos que exigir el derecho democrático a elegir quién decide qué oligarca puede explotarnos y cómo.

Porque, lectores mios, ese es el verdadero trabajo del jefe de Estado en un Estado capitalista. Cerrar negocios con grandes oligarcas, mejorar las relaciones empresariales con el extranjero y, si se llega a necesitar, mandar al ejército a matar un poco y a explotar otro poco con el fin de ampliar el mercado y abrir nuevos mercados que poder explotar. O sea, más precariedad para quienes no sean burgueses.

Que sí, que los comunistas somos unos plastas. Que si burgueses, que si trabajadores. ¡Qué anticuados! Parece que no nos queremos dar cuenta de que ahora no existen clases sociales. Sólo somos ciudadanos.

Bueno, pues resulta, que al señor Botín lo diferencia algo de mí. Y no es la pasta que tiene (que también). Él es burgués; es dueño de medios de producción. Y eso es malo (para nosotros, claro; para él es la bomba). Y os voy a explicar qué cosa tan mala nos hace a los trabajadores.

Imaginemos que ese señor paga a sus empleados 3 euros la hora. Así mismo, la empresa produce 10€ de mercancías por hora y por trabajador. Pues resulta que todo el mundo dice que los empleados cobran 3 euros a la hora. ¿Sí, no? Yo lo que veo es que este señor, por cada 10€ de trabajo, les paga 3€. O sea que les roba 7€.

¡Oye! Que sin él no tendrían trabajo, ¡que él es el dueño de las máquinas! Ya, y esas máquinas hay que comprarlas. ¿Con qué dinero las ha pagado? Hay varias respuestas:

  1. Herencia familiar: Este señor procede de una familia que obtuvo sus riquezas o bien explotando trabajadores o bien expoliando colonias (o sea, explotando trabajadores colonizados).
  2. Crédito bancario: Podría ser un medio legítimo, ¿no? Arriesgo el dinero de mi futuro para montar un negocio. Obviando el asunto de lo poco justo que es que una persona deba de arriesgarse a que su familia tenga que dormir bajo un puente para que pueda vivir con dignidad, tenemos algo que parece pasar desapercibido: ¿con qué dinero se paga el crédito? Con las ganancias de la empresa, ¿verdad? O sea, con los 7€ de cada 10€ que se les roba a los empleados. O sea que las máquinas no las paga el burgués, sino que lo pagan los empleados.
  3. Que te toque la lotería: bueno, este método podría valer; pero el dinero de la lotería no es infinito. Además, esta opción es marginal así que si se desprecia durante el análisis no se alteraría el resultado.

Es decir, el burgués nos roba, nos explota y, encima, le dejamos que nos gobierne “por nuestro bien”.

Sinceramente, estas personas no son la clase de persona que quiero que decidan mi educación, ni mis derechos salariales, ni nada mio. Y, echando al rey es lo que conseguimos. Lo curioso, es que si no lo echamos también es así. O sea que, ¿para qué vamos a discutir si se tiene que quedar o no si, en el fondo, el resultado da igual?

Sólo queda una conclusión: la Tercera será socialista.

bandera-nacional-o-bandera-republicana1

“El capital”, pilar del pensamiento comunista

Mucha gente, muchas veces, me preguntan qué es lo que pensamos los comunistas. Explicar la ideología comunista es dificil. No porque sean conceptos complicados o rebuscados, sino porque son muchos y requieren hacer el esfuerzo de apartar todo lo que nos han enseñado sobre la sociedad.

Para entender el pensamiento comunista, es importante entender conceptos como la plusvalía, la tasa de ganancia, el valor de cambio y un largo etcétera. Pero, claro, la densidad de los libros que lo explican echan para atrás cualquier interés ¿verdad?

¡No os preocupéis! Un escritor muy majo y amable ha escrito/dibujado la versión manga de “El capital”, el pilar del pensamiento comunista. Y en, relativamente, pocas páginas resume esta obra sin dejar en el tintero nada.

En este primer link podéis comprar el libro. Es la opción que os recomiendo porque semejante trabajo merece una recompensa. Y puesto que el sistema no se la va a proporcionar, debemos de ser nosotros quienes le ayudemos a lograrla:

http://www.herdereditorial.com/obras/5344/el-capital/

Si por el contrario sentís que no queréis pagar sin saber si lo merece, u os resulta imposible pagarlo (la situación económica actual, creo, tiene algo que ver) o, simplemente, sois de esas personas que no pagan ni por aquello que lo merece he encontrado este libro en dos partes en pdf. Lo he subido a este servidor para no señalar con dedo acusica a quienes lo hayan subido a internet. Pero, en serio, pagad el libro. La edición digital es muy barata y es un libro que lo merece.

Primera parte: http://pensarescompartir.com/Capital_I.pdf
Segunda parte: http://pensarescompartir.com/Capital_II.pdf

La necesidad de un Partido Comunista

En algunas entradas exploraré la teoría marxista-leninista con el fin de que podáis entender lo que defendemos los comunistas y podáis aprender sobre la lucha obrera.

1.0 Por qué surgen los partidos

Los partidos se constituyen sobre la base de unos intereses comunes entre sus miembros. Pero ¿qué intereses son estos?

La afinidad ideológica es un concepto arbitrario; y, nosotros, debemos realizar nuestro análisis desde una base objetiva. De este análisis obtenemos que existen grupos sociales con intereses comunes concretos. Estos intereses comunes son objetivos, aunque los indivíduos pueden conocerlos o no. El conocimiento de ellos forma la conciencia (que es objetiva, a diferencia de la ideología).

La principal división en la sociedad es de clases. Las clases se diferencian por su situación objetiva con respecto a los medios de producción. Las dos clases fundamentales de la sociedad capitalista son la clase burguesa y la clase obrera, aunque existen capas de transición entre una y otra (ej: pequeña burguesía). Los intereses de estas dos clases están en un conflicto irreconciliable y son el motor del conflicto en la sociedad. Los partidos representan los intereses de una y otra clase.

1.1 La conciencia de clase

En función de la conciencia de clase podemos clasificar a la clase trabajadora en tres estadios:

  1. Alienación: parte de la clase obrera se ve a sí misma desde los intereses de otra clase.
  2. Clase en sí: parte de la clase obrera se reconoce como tal y entiende la contradicción de sus intereses individuales con los del patrón de su centro de trabajo.
  3. Clase para sí: parte de la clase obrera se reconoce como tal y entiende que no sólo sus intereses individuales entran en contradicción con los del patrón de su centro de trabajo, sino que lo extiende al conjunto de la clase obrera y sitúa la contradicción en el marco de las relaciones entre clases en todo el Estado.

“En principio, las condiciones económicas habían transformado la masa del país en trabajadores. La dominación del capital ha creado en esta masa una situación común, intereses comunes. Así, esta masa viene a ser ya una clase frente al capital, pero todavía no para sí misma. En la lucha, de la cual hemos señalado algunas fases, esta masa se reúne, constituyéndose en clase para sí misma. Los intereses que defienden llegan a ser intereses de clase”.
Karl Marx

1.2 A qué clase representa un partido

Para distinguir los partdos hay que valorar su conciencia del conflicto de clases y su proyecto de clase, sobre el cual está muy relacionada la composición de clase del propio partido.

“La más diáfana división de toda sociedad en partidos políticos se ve más claramente durante las profundas crisis que conmueven a todo el país. La lucha en serio desecha todas las frases hueras, todo lo mezquino y artificial; los partidos tensan todas sus fuerzas, se dirigen a las masas del pueblo, y éstas, dirigidas por el fiel instinto, ilustradas por la experiencia de la lucha abierta, siguen a los partidos que expresan intereses de una u otra clase”.
V.I. Lenin

1.3 Las condiciones necesarias para la revolución

Las condiciones objetivas son las contradicciones del capitalismo entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción. Esta contradicción es especialmente notable en época de crisis económica. Por ello debemos aprovechar esta época para convencer a las masas.

Las condiciones subjetivas se crean mediante la conciencia, la organización y la combatividad de la clase obrera. Para que se den las condiciones subjetivas es necesario un partido en desarrollo, que esté dentro de las masas, las dirija y eleve su conciencia.

1.4 Sin organización revolucionaria no hay estrategia revolucionaria

No se puede separar la elaboración de una estrategia revolucionaria de la estrategia de construcción de una organización revolucionaria. Una es condición de la otra. Sin un Estado Mayor de la Revolución (el Partido Comunista) no es posible hacer la Revolución.

“La estrategia revolucionaria es la condición de eficacia de la organización, pero la organización es la condición de existencia de la estrategia. Si es cierto que la validez de una consigna depende de las relaciones de fuerza que subyacen en ella, la existencia de una organización y su desarrollo transforman las condiciones de formulación de las consignas”.
Gramsci

El problema de organización del partido revolucionario sólo puede abordarse a partir de una teoría de la revolución. En este sentido, Lenin no inventa un modelo de partido, sino que “descubre” el más adecuado para la lucha de clases por el poder.

La estrategia revolucionaria por la que nos organizamos es el derrocamiento del capitalismo y la construcción del socialismo.

La centralidad del problema de la organización es una cuestión política estrechamente ligada a la concepción marxista-leninista de la estrategia revolucionaria. No es una opción técnica, sino profundamente política. De ahí que en la resolución del Partido Comunista sobre el 15M dijesen: “organización, organización, organización”.

1.5 El Partido crea las condiciones subjetivas para la Revolución Socialista

El Partido dota a la clase obrera de una conciencia científica de los intereses objetivos que tiene como clase y la irreconciabilidad de estos con la sociedad capitalista.

Traza un programa revolucionario, basado en premisas científicas de la transformación social (materialismo histórico) y tácticas de lucha adecuadas y flexibles para la toma del poder político.

Además, se erige como el destacamento dirigente de vanguardia por la imposibilidad de que todos los trabajadores al mismo tiempo posean el grado de conciencia y lucha necesario.

En tres palabras el Partido es conciencia, combatividad y organización.

1.6 El Partido es la antítesis del espontaneísmo

El partido dota al movimiento obrero de una teoría revolucionaria, por la incapacidad que el movimiento obrero tiene de desarrollar conciencia política, al desempeñar una lucha economicista. Sin una dimensión política no es posible la toma de poder. Esta dimensión la proporciona el Partido.

Sólo una vanguardia sólidamente organizada, en torno a una teoría científica de la explotación y del estado, puede comprender a fondo la profundidad de los antagonismos de clase y evitar y combatir las “trampas” que tiende a cada paso el colaboracionismo. Esa teoría revolucionaria es el marxismo-leninismo. El oportunismo supone su renuncia: revisionismo.

Elevar a los trabajadores a la conciencia de clase es trabajar por demostrar, a cada paso, el carácter irreconciliable de los intereses de la clase obrera con todo el sistema capitalista. Por el contrario, es espontaneísmo no combatir las ilsiones del movimiento obrero acerca de las más diversas “soluciones” a sus problemas fundamentarles, que no cuestionan al sistema capitalista y que se enmarcan dentro de los límites del sistema (15M).

Uno de los mayores riesgos es la pequeña burguesía, que penetra en el movimiento obrero y refleja posiciones de la clase enemiga, busca la conciliación con el capitalismo. De allí su insistencia en el desarrollo espontáneo del movimiento porque lleva siempre a su subordinación a la burguesía. Esto sucede especialmente en la lucha economicista. En contraposición decimos que el desarrollo debe ser dirigido y consciente.

“El error básico que cometen todos los economicistas es su convicción de que es posible desarrollar una conciencia política de clase de los obreros desde dentro, por así decir, de su lucha económica. La conciencia política de clase sólo puede venirles a los obreros desde fuera, es decir, sólo desde fuera de la lucha económica, desde fuera de la esfera de las relaciones entre obreros y patronos. La única esfera de la que se puede sacar ese conocimiento es la esfera de las relaciones de todas las clases y estratos con el Estado y el gobierno, la esfera de las interrelaciones entre todas las clases”.
V.I. Lenin

“Hemos dicho que los obreros no podían tener conciencia socialdemócrata. Ésta sólo podía ser introducida desde fuera. La historia de todos los países atestigua que la clase obrera, exclusivamente con sus propias fuerzas, sólo está en condiciones de elaborar una conciencia tradeunionista, es decir, la convicción de que es necesario agruparse en sindicatos, luchar contra los patronos, reclamar del gobierno la promulgación de tales o cuáles leyes necesarias para los obreros, etc. En cambio, la doctrina del socialismo ha surgido de teorías filosóficas, históricas y económicas que han sido elaboradas por representantes instruidos de las clases poseedoras, por los intelectuales. Por su posición social, también los fundadores del socialismo científico contemporáneo -Marx y Engels- pertenecían a la intelectualidad burguesa”.
V.I. Lenin

Lenin escribe esto contra el culto al espontaneísmo, que considera que las masas tienen conciencia de su propia situación y que de ellas surgen iniciativas espontáneas revolucionarias. No es que los obreros no participen de la elaboración teórica, sino que lo hacen en calidad de teóricos del socialismo y no de obreros. Los teóricos del socialismo han sido fundamentalmente procedentes de las partes más instruidas de la sociedad. A pesar de ello, es imprescindible tener en cuenta que el socialismo es ciencia y que las teorías socialistas no son la elaboración subjetiva de burgueses instruídos, sino la conciencia de clase que representa los intereses objetivos de la clase obrera.

Lenin concluye que el portador de la conciencia política es el Partido.

Izquierda=Derecha

Como sabéis todos, a los comunistas nos gusta mucho hablar de política. A veces pasa que nunca hablamos de política y por sorpresa empezamos a hablar. Ello se debe a que, si bien, siempre hemos pensado así (o no, no se cómo habrá sido con los demás) no teníamos la capacidad de entablar un debate. Al fin y al cabo si no estoy lo suficientemente leído, es posible que no tenga los suficientes argumentos; y en ese caso es mejor callar. Pero una vez que empezamos es un no parar, ¡oiga!

Aunque dé la apariencia de que todos somos un rebaño que piensa igual (lo cual es totalmente falso) lo cierto es que la mayor parte de las discusiones políticas las he tenido con camaradas. ¡Y eso que se supone que defendemos lo mismo! En este artículo os quiero hablar sobre una epifanía que tuve mientras hablaba con una camarada.

Todo comenzó con una charla amistosa sobre si el PCPE se presentaba a las elecciones europeas. Mi amiga camarada, a la que a partir de ahora llamaremos Estrella, me dijo que no le parecía bien que la izquierda estuviese tan fragmentada. Y que nuestra actitud (la del PCPE) de no formar un “bloque de izquierdas” no contribuía a la causa.

Bien. Este es un error muy grave que comete un porcentaje altísimo de los votantes. A los comunistas nos llaman rojos, come niños, bolcheviques, perroflautas, leninistas, defensores de los obreros, anticapitalistas,… Y, curiosamente, de izquierdas. Esto se debe a que la izquierda política de este país siempre ha vendido su imagen de concienciada con las políticas sociales y es cierto que, durante la Segunda República, la izquierda estaba formada por partidos obreros. Pero luego llegó el Franquismo. Y después la Transición. La famosa transición. Y es en este período fue cuando la izquierda dejó de ser obrera.

Después de toda esta chapada Estrella me pidió que me explicara más. Si la izquierda no incluye a los partidos obreros, ¿dónde están?

Es normal que no se sepa posicionar a un partido comunista. Si hago un esquema en el que clasifico osos, ¿dónde meto a mi gato? Hemos de pensar que todos los partidos no comunistas (y no me refiero a que lleven el comunismo en el nombre, sino en su política) tienen una cosa en común: defienden el capitalismo como base económica.

Que sí, que Podemos quiere reformarlo y ponerlo a disposición ciudadana (me río yo de eso); pero sigue siendo capitalismo.

Por eso, para un comunista no hay una izquierda dividida. Hay un monton de partidos capitalistas a los que vota la gente. Nuestra tarea no es redefinir una sección del bloque capitalista. Nuestra tarea, como comunistas, es mostrar a los obreros que están apoyando al bando equivocado.

¿Que no contribuímos a unificar la izquierda capitalista? ¿Y? No es nuestro problema.

¿Por qué creo en Corea del Norte?

Advertencia: Este artículo no pretende ser una tesis. Ni siquiera pretende convencerte de nada. La intención de este artículo es explicar por qué creo en este país y argumentar mi punto de vista.

Todos somos conscientes de que los medios de comunicación nos mienten. Algunos lo argumentan otorgándole la culpa a la maldad humana. Yo no creo en la maldad humana. Yo confiero a todo el mundo la capacidad de ser como soy por naturaleza, sin esforzarse; y yo no soy malvado. La culpa de que los medios nos mientan es más sencilla: Capitalismo.

El sistema es un sistema sin cabeza, es cierto. Pero es un sistema que permite a cualquiera ser dueño de lo que quiera. Cuanto más tengas, más puedes tener; y, si tienes suficiente, podrás tener un medio de comunicación. Asumidlo, los medios pertenecen a personas, a indivíduos. Y, por tanto, responden ante estos.

Existe una serie de países que se oponen totalmente al concepto del capitalismo y, además, lo que dicen suena bien para la mayoría de la población. Si vosotros formarais parte del 5% de la población, la que posee el 80% de la riqueza total, ¿no defenderíais con uñas y dientes el sistema que os beneficia?

Precisamente, por eso, los medios hablan mal de países como Corea del Norte (RPDC), Cuba, la URSS, etc…

Hace años yo también creía en esas mentiras. Que si Stalin era un terrible dictador sin corazón, que la familia de los Kim eran una malvada dinastía, que Cuba estaba dirigida por el horrible Fidel Castro. Pero un día, se me ocurrió verificar las fuentes de una noticia. Resultó que esa noticia se había originado en una radio subvencionada por el gobierno estadounidense especializada en dar noticias sobre la RPDC. ¡Qué casualidad!

Resulta que Estados Unidos es ese país tan “demócrata” que ha tomado parte en 11 intervenciones militares en los últimos años (http://bit.ly/1in0dmt) las cuales, encima, se ha descubierto posteriormente, provocaron ellos encubiertamente. Y publica noticias negativas sobre países que se oponen a su sistema económico. Como diría mi abuela, “blanco y en botella”.

Pero, no creáis que es simple espíritu “anti-yanki”. Simplemente tenéis que revisar las fuentes de la mayoría de las noticias que aparecen. La mayoría son fuentes estadounidenses o coreanas (del sur). Otras muchas admiten ser rumores (lo cual da mucha fiabilidad a la noticia, ¿verdad?). Y, algunas, dicen ser comunicaciones oficiales de la RPDC. Lo más curioso es que la mayoría de las noticias que, supuestamente, ha publicado el gobierno de la RPDC no figuran en la agencia oficial de noticias de dicho país.

Ejemplo práctico:

Planteamiento: Esta noticia, relata que Corea del Norte ha declarado la guerra a Estados Unidos y Corea del Sur a través de su Agencia Nacional de Noticias (http://www.kcna.kp/): https://www.youtube.com/watch?v=6wH6bWYSl1I

Análisis: Parece bastante oficial, hasta sale un tio hablando en tono épico, ¡y en coreano!, y los subtítulos dicen que entran en estado de guerra. Espera un momento ¿Estado de guerra?¿Eso es declarar la guerra?¿No era como el famoso Defcon estadounidense? Bueno, igual está resumido.

Así que lo mejor para ampliar la noticia es ir a la propia Agencia Nacional de Noticias de la RPDC, que publica también en castellano. Al fin y al cabo, si ellos son los que declaran la guerra, la declararán ahí.

Resultado: En la KCNA no hay rastro de dicha declaración. Sólamente una noticia respecto a que, como Corea del Sur y EEUU han comenzado una serie de movilizaciones militares en la frontera entre Norte y Sur, la nación pasaba su nivel de alerta a “Estado de guerra”. O, lo que es lo mismo, a “Defcon 1”.

Os seré sincero, hay muchas cosas de la RPDC que, debido a la diferencia cultural e ideológica, no hace falta ni tener un master en manipulación de noticias para que suene mal. Pero eso no significa que sea malo. Si toda la población llora ante la muerte de un dirigente, nos lo pintan como algo malo. Pero ¿qué hay de malo en que el pueblo le quisiera tanto como para llorar el día de su muerte? Lo vemos mal, porque en toda nuestra historia, ni un solo de nuestros dirigentes se ha ganado, siquiera, el respeto suficiente como para que no hagamos chistes a su costa. A mi me encantaría tener un presidente de gobierno capaz de conseguir que el pueblo le quiera. Seguro que ese presidente habrá hecho las cosas bien.

Para terminar, sólo quiero decir que nunca atribuyáis, sin pruebas, a nadie la capacidad de hacer algo que vosotros no haríais. Mi abuela siempre dice que “el ladrón cree a todos de su condición”.

Sobre las organizaciones Leninistas

Muchas veces, a personas de mi entorno, les salta la duda: ¿Cómo funciona un partido comunista? Si tenéis jerarquía vertical, ¿por qué decís que son democráticos?

Antes de nada, quiero decir que un partido comunista no tiene por qué ser un partido leninista. El PCE, es eurocomunista (revisionista). El PCPE, es leninista.

1.0 El partido leninista, normas y principios

Los principios definen el tipo de partido, tienen un carácter invariable y se corresponden con la estructura de una organización que lucha en cualquier situación por la derrota del sistema capitalista y por la revolución socialista, por la toma del poder. No varían.

Las normas son la plasmación de cómo se plasman los principios en las condiciones concretas en las que se desarrolla la lucha de clases, las experiencias, el grado de conciencia de la clase, las formas de la represión del capital contra la clase, etc…

Los principios y las normas se expresan en los estatutos de la organización. El programa es el otro documento en que se recogen los principios, y en el mismo se desarrolla cómo se aplican éstos a la estrategia de la toma del poder.

Los principios son: el centralismo democrático, el partido de cuadros de vanguardia, la dirección colectiva, la crítica y la autocrítica, la organización celular, el principio territorial-productivo de la organización, la unidad monolítica del patido, la vigilancia revolucionaria y el internacionalismo proletario.

1.1 El centralismo democrático

El centralismo democrático es la forma de organización leninista. Como dice el término, combina el centralismo necesario para la toma efectiva de decisiones con la democracia necesaria para que esas decisiones sean fruto de un debate colectivo. Dependiendo del contecto de la lucha de cases, la organización decide si priorizar el centralismo o la democracia.

Centralismo democrático significa:

  • Todos los órganos de dirección de la organización son electivos y se eligen desde abajo.
  • Todos los órganis de la organización tienen que rendir cuentas de su trabajo con regularidad ante quienes les han elegido y ante los órganos superiores.
  • Todo debate se realiza con libertad de criterio y crítica. En caso de existir dos o más opiniones sobre un tema, se realiza una votación. La opción mayoritaria pasa a ser la de todos, que la asumen como propia. En este sentido, centralismo democrático es libertad de crítica y unidad de acción.
  • Los acuerdos de los órganos superiores son obligatorios para todos los órganos inferiores.

1.2 Partido de cuadros de vanguardia

“El Partido debe colocarse al frente de la clase obrera, ver más allá que ella, ligando estrechamente los intereses del momento a los intereses fundamentales del proletariado. Pero no debe ser sólo un destacamento de vanguardia, sino que ha de asegurar el contacto estrecho con la clase y con las masas, así como que estas reconozcan su dirección a base de conquistar entre ellas un ejército moral y político, sin lo cual el Partido no podría dirigir a la clase y dejaría de ser el Partido del proletariado.” Pedro Checa

  • Militantes conscientes y con capacidad de dirección.
  • Experiencia de masas.
  • Disciplina consciente, confianza en el Partido.
  • Capacidad para llevar als políticas del Partido a las realidades concretas.
  • Crítica y autocrítica.
  • No abandonar la formación.
  • Trabajo colectivo, rendición de cuentas y responsabilidad individual.

La promoción de cuadros tiene una importancia especial. En la promoción comunista de cuadros lo que se persigue es el beneficio colectivo de la organización, la mejora de su capacidad de lucha. Un cuadro político se forma día a día, no nace sino que se hace progresivamente en función de su propio esfuerzo y de la ayuda de los órganos en los que participa.

1.3 Dirección colectiva

La dirección colectiva es el método por el que se toman las decisiones en los partidos revolucionarios. Frente a métodos de dirección cupulares, de indivíduos, de grupos de interés o de reinos de taifas, característicos en organizaciones del sistema capitalista, en un Partido Bolchevique todos los militantes participan en la elaboración de la línea política.

Los debates han de ser responsables:

  • Intervenir desde la reflexión política fundamentada.
  • Escuchar las intervenciones de los demás.
  • Practicar la crítica y la autocrítica.
  • Asumir de forma disciplinada las decisiones de la mayoría.

1.4 La crítica y la autocrítica

La crítica debe centrarse en aquellos elementos que se puedan mejorar aportando soluciones, no para crear contradicciones irresolubles dentro de la organización. Eso no sería un debate responsable. Debe buscar el elemento clave generador de la contradicción a superar, busca aislar las posiciones erróneas y aglutinar en torno a los principios y al avance de la organización.

Es clave valorar el momento de construcción de la organización en que se está y qué pasos de avance se pueden dar en cada momento. Si no, la crítica no es responsable sino izquierdista.

1.5 La organización celular

  • Es el lugar donde todo miembro de la organización tiene su militancia. Cada militante pertenece a una célula y no existe actividad militante al margen de la célula.
  • Las células se relacionan con los órganos superiores.
  • Son las tareas de las células: reuniones regulares, debates de la política, organizar y dirigir las actividades, el pago de cuotas.
  • El proceso para entrar en la organización se da siempre en las células de base.

Nota: En un artículo posterior ampliaré este punto.

1.6 Principio territorial-productivo de las células

  • Las células territoriales incluyen a todos los miembros de la organización que tienen su residencia habitual en ese territorio. La tendencia en la organización es a reducir el ámbito territorial a los barrios o pueblos, que cuentan con una problemática concreta.
  • Las células de centro de trabajo o estudio son de caracter sectorial (movimiento obrero o movimiento estudiantil). A ella pertenece un grupo de militantes de un centro de trabajo o estudio concreto. No todos los militantes de un centro tienen por qué pertenecer a la célula.
  • Los comités intermedios se organizan por ámbitos territoriales homogéneos, en función del grado de desarrollo del partido.

1.7 La unidad monolítica de la organización

La dirección de la organización es monolítica ya que la política se centraliza en un comité central, como órgano dirigente para toda la organización, y está regida por el centralismo democrático. La suma de ambos factores, si la organización funciona adecuadamente, sólo puede resultar en una dirección monolítica.

La dirección, además, ha de buscar la vía para fortalecer sus lazos de cohesión entre ellos y entre el comité y las bases. el comité debe conseguir que todos sus miembros muestren en sus territorios y allí donde vayan una sola voz y un solo trabajo.

1.8 La vigilancia revolucionaria

La vigilancia revolucionaria tiene dos objetivos: el control sobre los ataques de los aparatos del Estado y sus lacayos realizan contra la organización de los comunistas, así como salvaguardar los principios marxistas-leninistas en el interno de la organización.

Es competencia individual de todo camarada y colectiva de todo órgano.

La vigilancia revolucionaria se asegura de dos formas: la crítica en el órgano a los camaradas que violan los principios e informando a los responsables que correspondan.

Nota: En un artículo posterior ampliaré este punto

1.9 El internacionalismo proletario

La explotación de la clase obrera tiene carácter internacional y, por tanto, los obreros de todos los países comparten la lucha común de derrotar al capitalismo. Su solidaridad coom miembros de una misma clase es el internacionalismo proletario.

En el socialismo ¿tiene sentido tener más de un partido?

Pues yo creo que no.

Advertencia: El autor de este texto asume que tienes, al menos, nociones básicas de organización leninista y que entiendes el funcionamiento y finalidad del Partido Comunista.

Advertencia 2: Este texto es una opinión personal. No representa la opinión de ninguna otra persona distinta al autor.

Para entender esta idea debemos recordar que el partido comunista es el partido de vanguardia; es el partido que guía a la clase obrera como un puño en pos de la revolución. Además, hemos de comprender que los fraccionalismos dentro de la propia clase no son bienvenidos. La unión hace la fuerza y debemos de ser guiados por un único partido revolucionario y de vanguardia.

Entendemos que esto es así, porque cualquier proletario puede pertenecer al partido y hacer públicas sus ideas. El partido siempre se amoldará a la ideología mayoritaria en detrimento de las minorías.

Un estado socialista es un estado que ha finalizado la primera etapa de su revolución (yo al menos divido la revolución en etapas). Esa etapa en la que se priva a la burguesía de sus derechos y se colectivizan los medios de producción. Asumimos, por tanto, que en un estado socialista la clase obrera tiene la hegemonía ideológica y la burguesa está oprimida.

Entonces, si sólamente la clase obrera puede ejercer su derecho a la expresión ideológica (puesto que la burguesía o se ha integrado en la clase obrera o ha sido oprimida) y esta tiene un partido revolucionario de vanguardia que mantiene la cohesión ideológica, ¿por qué habría de comprender que la clase obrera se dividiera en distintos partidos?

Por otro lado, en un estado socialista, las decisiones tomadas en el parlamento no siguen la disciplina de partido característica de los partidos actuales, siguen los intereses de la clase obrera representados a través de la ideología de la clase y, por tanto, del partido.

Luego, si no tiene sentido dividir a la clase y si las decisiones se van a tomar teniendo en cuenta los intereses de la clase y no del partido (ya que el partido representa los intereses de la clase), ¿qué sentido tiene la división de la clase en más partidos?

Es por todo esto que yo creo que no tiene sentido que, en un estado socialista, haya más partidos que el comunista. Algún día, estaré lo suficientemente formado como para elaborar una tesis con esta idea. Por el momento, en artículo de blog se queda.

Pensamientos de un programador aburrido

¿Alguna vez, jugando a un videojuego, te has planteado cómo estará programado? A mi me pasa constantemente. Cuando estoy jugando a un juego, suelo soltar cosas como… Buah, esto seguro que es un do while; esto otro…. bah, seguro que es una clase con tal y tal propiedades.

Pos la cosa es que un día dije: ¿si tuviese que programar un “Space Invaders” cómo haría el “main()”?
Y este fue el resultado:

Principio.

Dibujar tu nave.
Dibujar los enemigos.
Dibujar los disparos.
Comprobar si hay colisiones.

Si un disparo toca un enemigo, matarlo.
Si un del enemigo te toca, matarte.

Comprobar si hay algún movimiento de joystick.

Si has apretado el botón de disparar, crear un nuevo disparo.

Calcular los movimientos de los enemigos.

Ir al Principio.

La gran verdad de los comunistas

Los comunistas somos un problema. Me di cuenta hace tiempo. Y ya no porque ofrezcamos la idea de un mundo mejor, con respuestas a los problemas sociales y con respuestas a las crísis sistemáticas que asolan el capitalismo cíclicamente. No. Somos un peligro porque estamos organizados.

Por eso nos hacen la mala prensa que nos hacen. Para que la gente no vea que estamos organizados, y bien organizados, emiten propaganda que, a ojos de terceros, nos expone como sectarios. Para que la gente no vea que lo que nosotros ofrecemos funciona, disfrazan a los grandes líderes comunistas de la historia como genocidas. Haciendo que parezcamos defensores del fascismo.

Es gracioso o, cuanto menos, curioso cómo nos tachan de conspiranoicos cuando decimos que los conflictos de Ucrania, la primavera árabe o, incluso, la secesión de Croacia han sido planeados meticulosamente por los servicios de inteligencia de los países miembros de la Otan. Y más, cuando hay filtrados cientos de miles de documentos en los que se demuestra que han participado en estos conflictos y más.

Vale, es cierto, aún no se ha filtrado nada sobre Ucrania. Pero, ¿en serio creéis que la UE no está metida en el ajo?

Pero acabarán ganando. Porque han convertido a la sociedad en borregos alienados que temen la desaparición de los productos manufracturados que crean su modo de vida. Alguno dirá, ¡yo no soy un borrego! Mentira. Precisamente, el borreguismo existe gracias a la falsa creencia de que nosotros somos distintos. Que nosotros somos especiales. Que eso malo que les pasa a esos a nosotros no nos pasará.

Y sé que esto último que he dicho echa por tierra la idea de que los comunistas no somos borregos. Pero, si no te planteas luchar activamente contra el orden establecido, eres un borrego. Si realmente no sientes que seas un borrego, planteate qué estás dispuesto a dar en la lucha de clases.

Los comunistas estamos dispuestos a dar la vida por la causa obrera. Esa es la razón por la que no somos borregos. Disidimos de las versiones oficiales. Disidimos de los medios “independientes”. En mi caso, no me creo ni las noticias de los medios comunistas.

Los comunistas ofrecemos un método científico para analizar la sociedad. Y es de ahí de donde debemos sacar la información, rechazando cualquier versión alternativa.

Si tú eres de los que no se creen una sola palabra de los medios; si eres de los que daría su vida para que sus hijos tuvieran el mejor lugar posible donde vivir (o al menos, el mejor lugar que seamos capaces de construir); entonces, eres comunista. Lo que pasa, es que todavía no lo sabes.

Las chorradas más grandes a las que me he tenido que “enfrentar”

Creo que si digo que de gilipollas el mundo está lleno ninguno me quitará la razón. alguno pensará que yo soy gilipollas. Lo respeto. al fin y al cabo, no necesito caerle bien a todo el mundo para ser feliz y quererme a mi mismo.

En fin, de lo que hoy quería hablaros es de todas esas chorradas que es capaz de soltar la gente cuando discute. Soy comunista, espero que os haya quedado claro con este blog, pero eso no significa que no razone o que no necesite pruebas de las cosas. Si me presentas una única fuente para sostener un argumento y, encima, esa fuente no es fiable (por pertenecer a una de las partes interesadas, por haber demostrado en otras ocasiones su poca fiabilidad, o, qué se yo, porque simplemente no sea fiable) pues yo puedo no creermela.

Yo, cuando argumento, no saco a colación artículos de medios de comunicación comunistas que me den la razón. No porque no me las crea, sino porque para aquel con quien converso no confía en ese medio. Argumento mis opiniones con medios de comunicación de ambas partes (cuando es posible) o de textos legales y documentos oficiales de organismos internacionales.

Si alguien me habla de la hambruna de Corea del Norte, yo le saco los documentos de la ONU que afirman que en el 2001 ya no había hambruna, así como los que demuestran que desde entonces no ha vuelto a haber hambruna.

Pero, claro, no todo el mundo piensa al mismo nivel; por eso, me encuentro con las siguientes perlas:

Venezuela: el lugar donde se manipula a placer (desde los medios, claro)
Esta conversación surgió a raiz del siguiente comentario por mi parte (que reconozco que me gusta lanzar pullas):

No voy a explicar en este post el tema de Venezuela pero, en todo el planeta, una persona a quien se le han imputado 9 delitos (entre los que figuran “homicidio internacional”, “terrorismo” e “intimidación pública”) con pruebas palpables no es precisamente inocente.

Bueno, pues me respondió el siguiente sujeto:

Gilipollas el mundo venezuela comentarios

Poneos en situación: te ponen una imagen pixelada de un señor dando a la espalda y te dicen que es Maduro ¿te lo crees? Pues yo no, Hollywood hace trabajos mejores. Así que este me responde argumentando y razonando hasta tal punto que Aristóteles y Platón quedan como simples aficionados. No digo que Maduro sea bueno o malo, este artículo no va de eso. Pero no puedes llamar bruto, cretino y psicópata a un presidente sin aportar más pruebas que las que tú mismo has concedido que no son válidas.

La “verdad” sobre la República Popular Democrática de Corea
Os pongo en situación: estaba hablando con un conocido sobre que corea no es como nos lo cuentan. Entiendo que se muestre reacio porque llevamos más de 50 años recibiendo bombardeos constantes de la propoaganda anticomunista y difamatoria que hacen sobre corea del Norte. Yo mismo he tenido muchas dudas al respecto. Pero estas cosas como mejor se debaten es con una charla tranquila. Pues bien, a raiz de este tweet empezó todo:
RPDC 1

Como podéis ver es una conversación amistosa. Pero, sin venir a cuento, se mete por medio un tio al que no conozco absolutamente de nada:

RPDC 2

Pero, bueno, entiendo que tenga dudas. Es muy importante que cuando uno no tiene pruebas tangibles dude de todo. Por ello, le respondo con la constitución de la República Popular Democrática de Corea. No es el único argumento, pero es un punto de partida muy válido.

RPDC 3

Reconozco que yo ya estaba un poco harto, llevaba todo el día de discusiones sobre esto con gente que sólo aporta chorradas. Precisamente, por eso, contraataco con que si el papel no es válido para la constitución, tampoco lo es para todas esas noticias sin fuentes contrastables que él se cree.

RPDC 4

Me saca a colación los disidentes que escapan de Corea del Norte. Bien, teniendo en cuenta que también existen disidentes de Corea del Sur que dicen exáctamente lo mismo de dicho país, está el hecho incuestionable de que si una persona se ha ido de un país porque no está de acuerdo con el gobierno no va a hablar bien de este. Y si, encima, le van a hacer caso pues se inventa todo lo que puede. Y eso pasa aquí y en China. De hecho, yo conozco disidentes (que no es sino una forma de llamar al que no está de acuerdo con el pensamiento global del sitio del que diside) de Francia. Y estos ponen a parir la socialdemocracia francesa y te hablan de torturas plociacas, de presos políticos, etc…

RPDC 5

Y este, es el punto más gracioso de la conversación. Se da cuenta de que lo que dice no tiene credibilidad. Que, ojo, podría tener razón, no opino igual pero podría ser así; pero ha visto que no tiene ningún argumento sostenible para continuar el intercambio de opiniones. Así que decide enfadarse, intentar rebatir lo que he dicho bajo el lema “no sabes nada de mi, no asegures que soy así de arbitrario con las noticias” y se larga.

Lo que este hombre no sabe es que, cuando hablo con alguien por internet, lleno mi navegador de pestañas para buscarle por internet. Para enterarme de las opiniones que expresa, de cómo las expresa, del tipo de persona que es, etc… No pienso hablar por internet con desconocidos; necesito saber si esa conversación me aportará algo (aunque sea algo de diversión).