Las chorradas más grandes a las que me he tenido que “enfrentar”

Creo que si digo que de gilipollas el mundo está lleno ninguno me quitará la razón. alguno pensará que yo soy gilipollas. Lo respeto. al fin y al cabo, no necesito caerle bien a todo el mundo para ser feliz y quererme a mi mismo.

En fin, de lo que hoy quería hablaros es de todas esas chorradas que es capaz de soltar la gente cuando discute. Soy comunista, espero que os haya quedado claro con este blog, pero eso no significa que no razone o que no necesite pruebas de las cosas. Si me presentas una única fuente para sostener un argumento y, encima, esa fuente no es fiable (por pertenecer a una de las partes interesadas, por haber demostrado en otras ocasiones su poca fiabilidad, o, qué se yo, porque simplemente no sea fiable) pues yo puedo no creermela.

Yo, cuando argumento, no saco a colación artículos de medios de comunicación comunistas que me den la razón. No porque no me las crea, sino porque para aquel con quien converso no confía en ese medio. Argumento mis opiniones con medios de comunicación de ambas partes (cuando es posible) o de textos legales y documentos oficiales de organismos internacionales.

Si alguien me habla de la hambruna de Corea del Norte, yo le saco los documentos de la ONU que afirman que en el 2001 ya no había hambruna, así como los que demuestran que desde entonces no ha vuelto a haber hambruna.

Pero, claro, no todo el mundo piensa al mismo nivel; por eso, me encuentro con las siguientes perlas:

Venezuela: el lugar donde se manipula a placer (desde los medios, claro)
Esta conversación surgió a raiz del siguiente comentario por mi parte (que reconozco que me gusta lanzar pullas):

No voy a explicar en este post el tema de Venezuela pero, en todo el planeta, una persona a quien se le han imputado 9 delitos (entre los que figuran “homicidio internacional”, “terrorismo” e “intimidación pública”) con pruebas palpables no es precisamente inocente.

Bueno, pues me respondió el siguiente sujeto:

Gilipollas el mundo venezuela comentarios

Poneos en situación: te ponen una imagen pixelada de un señor dando a la espalda y te dicen que es Maduro ¿te lo crees? Pues yo no, Hollywood hace trabajos mejores. Así que este me responde argumentando y razonando hasta tal punto que Aristóteles y Platón quedan como simples aficionados. No digo que Maduro sea bueno o malo, este artículo no va de eso. Pero no puedes llamar bruto, cretino y psicópata a un presidente sin aportar más pruebas que las que tú mismo has concedido que no son válidas.

La “verdad” sobre la República Popular Democrática de Corea
Os pongo en situación: estaba hablando con un conocido sobre que corea no es como nos lo cuentan. Entiendo que se muestre reacio porque llevamos más de 50 años recibiendo bombardeos constantes de la propoaganda anticomunista y difamatoria que hacen sobre corea del Norte. Yo mismo he tenido muchas dudas al respecto. Pero estas cosas como mejor se debaten es con una charla tranquila. Pues bien, a raiz de este tweet empezó todo:
RPDC 1

Como podéis ver es una conversación amistosa. Pero, sin venir a cuento, se mete por medio un tio al que no conozco absolutamente de nada:

RPDC 2

Pero, bueno, entiendo que tenga dudas. Es muy importante que cuando uno no tiene pruebas tangibles dude de todo. Por ello, le respondo con la constitución de la República Popular Democrática de Corea. No es el único argumento, pero es un punto de partida muy válido.

RPDC 3

Reconozco que yo ya estaba un poco harto, llevaba todo el día de discusiones sobre esto con gente que sólo aporta chorradas. Precisamente, por eso, contraataco con que si el papel no es válido para la constitución, tampoco lo es para todas esas noticias sin fuentes contrastables que él se cree.

RPDC 4

Me saca a colación los disidentes que escapan de Corea del Norte. Bien, teniendo en cuenta que también existen disidentes de Corea del Sur que dicen exáctamente lo mismo de dicho país, está el hecho incuestionable de que si una persona se ha ido de un país porque no está de acuerdo con el gobierno no va a hablar bien de este. Y si, encima, le van a hacer caso pues se inventa todo lo que puede. Y eso pasa aquí y en China. De hecho, yo conozco disidentes (que no es sino una forma de llamar al que no está de acuerdo con el pensamiento global del sitio del que diside) de Francia. Y estos ponen a parir la socialdemocracia francesa y te hablan de torturas plociacas, de presos políticos, etc…

RPDC 5

Y este, es el punto más gracioso de la conversación. Se da cuenta de que lo que dice no tiene credibilidad. Que, ojo, podría tener razón, no opino igual pero podría ser así; pero ha visto que no tiene ningún argumento sostenible para continuar el intercambio de opiniones. Así que decide enfadarse, intentar rebatir lo que he dicho bajo el lema “no sabes nada de mi, no asegures que soy así de arbitrario con las noticias” y se larga.

Lo que este hombre no sabe es que, cuando hablo con alguien por internet, lleno mi navegador de pestañas para buscarle por internet. Para enterarme de las opiniones que expresa, de cómo las expresa, del tipo de persona que es, etc… No pienso hablar por internet con desconocidos; necesito saber si esa conversación me aportará algo (aunque sea algo de diversión).

No por repetir una mentira esta será cierta

Llevo varios días leyendo como nunca antes lo había hecho sobre todos estos temas que, hasta ahora, eran para mí una verdad incuestionable. Temas como Corea del Norte, Fidel Castro, los famosos gulag soviéticos e, incluso, el mismísimo Stalin.

Seguro que a vosotros también os han contado desde pequeños que Stalin era un señor muy muy malvado que ordenó matar a muchas personas. Seguro que personas de confianza os han contado que los periodistas no pueden entrar en Corea del Norte y que tienen que mentir sobre sus profesiones para poder entrar.

Bueno, pues resulta que me he cansado. Me he cansado de que me manipulen constantemente abusando de mi confianza en terceras personas. Y es que la propaganda capitalista se basa en la siguiente premisa:

  • La gente se cree las cosas si salen en la tele, en el periódico en la radio o en una web “importante”.
  • Los que no se creen las noticias de estos medios, se creerán si las dicen medios más “independientes”.
  • Los que tampoco creen a los medios independientes confían en sus amigos y se creen lo que estos les cuenten.

La mayoría de las personas estamos en puntos intermedios entre esos puntos; pero, en general, nos creemos una noticia si se la oímos a las suficientes personas. No necesitamos contrastar datos. Y eso, estimados lectores, es un grave error.

Nos están manipulando abusando de fallos en nuestros procesos críticos (fallos que ya se ha encargado el sistema educativo de asegurarse que están) y, precisamente porque creemos que la elección de si creérnoslo está basada en nuestra capacidad crítica y no en inteligentes estudios sociológicos, somos más reacios a pensar que hemos sido engañados. Desde luego, un gran plan.

Y, de hecho, esto es algo que le concedo a la burguesía capitalista. Ha demostrado tener un gran intelecto y una gran preparación. Pueden manipular grandes sectores de la población para rebelarse ante situaciones que, en realidad, son beneficiosas para ellos y para que apoyen medidas que no lo son. Son capaces de hacer que una buena obra parezca mala y una mala obra grandiosa.

Por eso, y como dije en una entrada anterior, hemos de abrir los ojos. Yo ya los he abierto y, cada día que pasa, mi ira obrera aumenta. Espero el día en que vosotros los abráis también.

Hace una semana, charlando con camaradas del colectivo, me mostraba reacio a luchar contra la opresión burguesa a base de oprimir a dicha clase. Hoy, bueno, no opino igual.

No creo en Twitter

¡Vaya! Parece que he vuelto a empezar a escribir regularmente. No se is esto cambiará pero, por el momento, necesito escribir. El caso es que una vez más, me llegan protestas en Twitter de “retuitea si estás en contra”, por Facebook otras tantas pero de compartir y darle a “me gusta” e, incluso, por change.org. Reconozco que anteriormente creí que se podía lograr algo con estas plataformas. Quizá no cambiar las cosas pero, al menos, informar a la gente de las injusticias a nuestro alrededor.

El problema es que, como todo en esta sociedad de excesos, estas reivindicaciones han perdido sentido. No es que las reivindicaciones no tengan sentido, sino lo que se busca conseguir con ellas. Se ha convertido en lo mismo que el crowfunding: una moda propagandística que busca mostrar que se es más interesado por los problemas, más empatizante con los que sufren que nuestros amigos en las redes sociales. Y lo peor es que aún hay gente que cree en estas cosas.

Por supuesto que hay que emplear estas plataformas como medio para hacer llegar el conocimiento de las injusticias actuales a los ciudadanos. Pero ¿alguien cree que por poner un cuadradito rojo como avatar de WhatsApp el presidente de gobierno va a dimitir? Si ni siquiera sabrá que tienes ese avatar. Sólo lo sabréis tú, tu cuadrilla de amigos y esos agentes tan majos de la NSA que todo lo ven.

Si quieres cambiar las injusticias, si quieres que los hijos de puta que nos gobiernan paguen por sus delitos, si quieres que los países comunitarios dejen de presionarnos con una deuda “impagada”, no lo compartas en Facebook y Twitter. Súmate a aquellas plataformas que luchan activamente contra estas injusticias. No será porque no las hay.

No te digo que abraces el comunismo. Los comunistas sabemos que si le das una oportunidad y escuchas esta ideología con una mente abierta y crítica, haciendo oídos sordos a toda la propaganda anticomunista con la que llevan un siglo bombardeandonos, la abrazarás tú mismo (misma, si eres mujer). No, me conformo con que te acerques a la plataforma más cercana a tu lugar de residencia y te ofrezcas a colaborar. Siempre viene bien una persona más.

Para hacer pegadas de carteles, panfletadas o pintadas reivindicativas. Para hacer escraches. O simplemente para hacer bulto en una manifestación. ¿Que si te pillan te van a pegar con porras?¿Que te pueden multar? Claro que nos arriesgamos a eso. Pero dime qué prefieres: ¿moratones o desahucios?

Tú verás lo que haces yo tengo bien claro lo que quiero y voy a hacer.

logo-UE

El día que abrí los ojos

Sé que a muchos de los que me conocéis no os sorprenderá que os diga que mi alma es comunista, que mi espíritu se sabe obrero y que por mi sangre corre la determinación de la lucha de clases y de la revolución popular. También sé que a muchos de vosotros os sorprenderá. No me extraña.

Vivimos en una sociedad en la que apoyar a un movimiento político se le tilda de chaqueterismo, utopismo o simple demagogia barata. Si defiendes a los malos, o eres un ingenuo o eres malo; y si defiendes a las palabras de esperanza, eres un ingenuo, un populista u oportunista. Parece que si no eres un conformista que sólo levanta la voz cuando tocan lo que le pertenece, eres alguien a quien señalar y desprestigiar.

Desprestigiadme si queréis, porque he abierto los ojos. Y sé que suena a movimiento sectario; pero, realmente, he abierto los ojos.

Si vas por la calle, paras a una persona aleatoria y le preguntas a qué clase pertenece, es posible que primero se muestre extrañado. “¿No es eso algo del pasado? Ahora no hay clases.” -dirá. La mayoría responderá que pertenece a la clase media. ¿Clase media?¿En serio?¿Y qué se supone que es la clase media?¿La que trabaja pero sólo a veces?

La realidad es que la lucha de clases que el estado español vivió en los 70-80 (durante la transición) terminó. Y los obreros la perdimos. Yo pertenezco a lo que el gobierno y los bancos llaman la clase media. Vivo con mis padres, que tienen un sueldo lo suficientemente bueno como para vivir sin apretones constantes de cinturón y lo suficientemente bajo como para que no aspiremos a desbancar a quienes les pagan esos sueldos. Pero eso no es sino otra forma de esclavitud.

Nos han acostumbrado a ir a trabajar en coche, a tener acceso continuo a “cultura” a través de la televisión, a tener nuestros días de fiesta, nuestros horarios de 8 a 15, el café a media jornada, etc… Pero la realidad es que con eso han conseguido que sintamos que tenemos algo que perder. Si se hace una manifestación exigiendo que los políticos dimitan se nos reprime con dureza; y, ¿nos quejamos? No, no sea que nos quiten la casa, nos frían a impuestos o permitan que nos despidan con impunidad.

Lo peor de todo es que, encima, no sirve para nada. Nos siguen subiendo los impuestos, nos siguen oprimiendo, nos suben las tasas de energía, etc… Tenéis que abrir los ojos, somos la clase obrera. Los llamados pequeños burgueses, o sea, los autónomos, dueños de pequeños comercios, y demás, también lo sois. No neguéis la realidad.

¿Y cual es la solución?

Bueno, a mi me gustaría tener LA respuesta. Pero sólo tengo la misma respuesta que la que en su día dieron Marx, Engels y Lenin. La misma que la que prometió el vendido Santiago Carrillo (sí, vendido). La misma que cualquier otro comunista que pueda autodenominarse con orgullo comunista: la lucha de clases, la revolución.

Decía Lenin, que entre el feudalismo y el socialismo debía existir una etapa intermedia en la que se podía hacer concesiones a los capitalistas. Esta etapa intermedia tiene como finalidad industrializar el país. Darle a la nación las herramientas de producción a través de las que lograr autodeterminarse y hacer sostenible el socialismo. Sin embargo, esta etapa es una etapa finita. No puede alargarse, porque caería en el imperialismo.

Muchos creen que los comunistas llamamos imperialismo al capitalismo; y no es así. El imperialismo es el capitalismo parasitario en descomposición. Es un capitalismo que, en vez de industrializar un país (crear puestos de trabajo) lo desindustrializa destruyendo millones de puestos de trabajo y que parasita la nación rapiñando toda riqueza que encuentra a su paso. Esta riqueza es la pensión de nuestros abuelos o el trabajo de un niño, le da igual.

Esto es lo que tenemos ahora; y ya no hay momento para pararse y replantear cómo funciona el sistema. El capitalismo no tolera más parches. Es la necrosis que recorre el brazo de un soldado herido. O se amputa ahora, o será demasiado tarde.

Instala Unity3D en Linux

Actualmente este método no es necesario puesto que Unity3D ha publicado una versión beta del editor para GNU/Linux: http://forum.unity3d.com/threads/unity-on-linux-release-notes-and-known-issues.350256

Seguro que, como muchos usuarios de Linux a los que nos gusta desarrollar videojuegos, te has encontrado con la imposibilidad de crear juegos en Unity3D porque no han sacado su IDE para Linux y no es OpenSource, ¿verdad? Pues hoy te traigo estos simples pasos para hacer funcionar el IDE para Windows en Linux:

-Descarga Unity: http://unity3d.com/unity/download
-Instala “PlayOnLinux”: #apt-get install playonlinux
-Una vez abierto “Play on Linux”, accede desde el menú “Herramientas” al gestor de versiones de Wine. En la pestaña “Versiones de wine (x86)” activa la versión 1.7.6.
-Desde el menú “Herramientas” pulsa “Ejecutar un script local” y ejecuta el siguiente script: http://pensarescompartir.com/instalacion-unity.txt
-Sigue las instrucciones que te diga el formulario
-¡Haz videojuegos!

A tener en cuenta:
-Si el programa se instala pero lo único que consigues es una pantalla en blanco, trata de cambiar la zona horaria del sistema a un lugar más conocido.
-Para crear un nuevo proyecto debes crear primero el directorio donde estará alojado.

Pantallazo

Etimología: ¿De donde vienen los días de la semana en Euskera?

El día pasado vi un video del gran filólogo VanFunfun. En este video, explicaba la etimología de diversos términos que le había preguntado la audiencia. Una de las palabras que le preguntaban era “Domingo” y como una cosa lleva a la otra, acabó explicando que la tradición de poner el nombre de los planetas a los días de la semana viene de Mesopotamia. Y, como os imaginaréis, esa tradición se fue extendiendo a las distintas culturas. Excepto a una.

Sí, amigos míos. Los vascos siempre decimos que somos diferentes; que nuestra cultura es distinta y más antigua que las de nuestro alrededor. Y, no es sólo por nuestra natural tendencia a exagerar y agrandar. Son cosas como estas las que demuestran que nuestra cultura tiene poco parentesco con el resto de culturas europeas (especialmente las posteriores al latín).

Por eso, este artículo es para explicaros el origen de los nombres de los días de la semana en Euskera:

Para ello, voy a empezar hablando del investigador Josu Naberan, desconocido para los que no les interesa la filología vasca, que tiene una teoría que dice que nuestros antepasados (los de los vascos. Igual tu tienes antepasados galos y, tal vez, esto no vaya con ellos.) utilizaban los ciclos de crecimiento y decrecimiento de la luna para medir el tiempo.

Estos nombres no se referían a días de 24 horas, como los de hoy en día, sino que algunos harían referencia a períodos más largos de tiempo. Naberan ha escrito un libro en el que explica los días de la semana tomando como punto de partida el hueso de un caballo encontrado en Dortoina.

calendario-lunar-277x300

En este hueso podemos encontrar 60 puntos marcados. Aparte,ha tenido en cuenta otros calendarios encontrados tallados en cuevas. Hay que mencionar que la semana de antes solo tenía tres días. Antiguamente, los euskaldunas dividían el calendario en dos estaciones: Negua (Invierno) y Uda (Verano). El otoño y la primavera se añadieron más tarde. Tenemos que tener en cuenta que según el euskalki (dialecto del Euskera) que encontremos en otras regiones el nombre del día puede variar. Por ello, los días mencionados están en batua (euskera estándar. Como el mandarín en el chino).

  • Astelehena (Lunes): Este nombre viene de Aste (semana) y lehen (primer). Es decir: el primer día de la semana.
  • Asteartea (Martes): Aste, como ya hemos dicho, es semana, en este caso lo juntamos con tarte (mitad o posición intermedia). O sea: Dia de la mitad de la semana.
  • Asteazkena (Miércoles): Azkena significa último. Sumado a Aste, que ya lo conocemos, el resultado es: el último día de la semana.

Como ya hemos dicho, la semana tenía tres días. Pero por influencias indoeuropeas, nos vimos obligados a medir la semana en siete días, creando así, la semana que hoy en día conocemos.

  • Osteguna (Jueves): Eguna es la palabra que se emplea para decir día. Oste, cuya raiz es Ost, en algunos dialectos se dice Ortzi (raiz: Ortz) y hace referencia al dios Ortzi (del que ya hablaré en otra entrada). Por tanto, es “El día del dios Ortzi” o “El día de la luz”.
  • Ostirala (Viernes): Viene de sumar Ost (Dios Ortzi) e Irala (Luna). Es decir: El día de la luna de Ortzi.

Aunque el dios Ortzi tiene dos días de la semana (y el resto de dioses vascos no), no hay que pensar que era el más poderoso o el más querido por el pueblo vasco. Hay que entender que los vascos siempre hemos sido un pueblo vasco y si el tiempo lo medimos en ciclos que ocurren en el cielo, no le vamos a dar el nombre de otro dios que no sea el del cielo. Es como si los griegos hubiesen llamado Hades a una técnica de pesca.

  • Larunbata (Sábado): Proviene de “Lauren bat” que significa cuarto (o sea, la cuarta parte de algo, no que sea la cuarta posición) y hace referencia al cuarto de luna. Este sería “El día de la media luna”.
  • Igandea (Domingo): Este nombre viene de Igan (Luna. Sí, la luna recibe muchos nombres) y handia (grande) y hace referencia al punto más crecido de la luna llena. Significaría “El día de la luna llena”.

Por último, este es el video al que he hecho referencia:

Little Tales

Hoy os presento una actualización esperadísima por, al menos, un servidor: ¡mi motor RPG!

Esta nueva versión no trae una historia jugable, trae nuevas funcionalidades y la corrección de varios bugs:

  • El cambio de músicas se realizaba exclusivamente con eventos. Esto era incómodo para ciertas situaciones. Por ello, ahora los mapas indican al cargarse cuál es la canción que tiene que sonar.
  • Hay una nueva acción que permite asignar a un mapa una nueva canción. De esta forma, si queremos cambiar el ambiente de un mapa, con esta acción nos aseguramos de que la partida continúa con el ambiente cambiado.
  • Se ha añadido un motor de batallas por turnos. Por el momento, sólamente contiene el sistema de turnos. Esta funcionalidad sólo se puede emplear en la versión de debug, ya que F8 carga enemigos en el sistema y F9 lanza la batalla, y las teclas de función se desactivan en la versión no-debug.
  • Se han solucionado varios bugs que ocurrían cuando dos procesos llamaban a la vez a ciertas funciones.
  • Se ha implementado la opción de reiniciar la partida.
  • Se han corregido la mayoría de los bugs del sistema de sonido. Aunque continúa habiendo un bug no-localizado que impide en ciertas ocasiones iniciar la canción de batalla.

Descargas:

Los reencuentros molan

Hoy me he encontrado con mi amiga Jessica Chen en la estacion de tren. Esto me ha hecho pensar en que los reencuentros me encantan. Hacía mucho muchísimo que no sabía nada de ella y, encontrármela, me ha hecho recordar muchos buenos momentos.

Nunca entendí cómo alguien podía ser tan adorable y, a la vez, tan odiosa (¡escribió mi nombre en su Death Note!).

En fin, que los reencuentros molan; y más si son niñas chinas adorables xD

Pensamientos de “estudiante”

¿Alguna vez os ha pasado apuntaros a un cursillo de un tema pensando que te va a servir para profundizar en dicho tema y que lo que os enseñen sean temas básicos que ya conocéis?

Bueno, pues resulta que me he apuntado a un curso de “Lenguajes de marcas” con la esperanza de dar html5, css3, xml y jquery; y llevamos dos sesiones con las etiquetas html.

Que si, que hay gente que no saben nada de html. Pero, no se, les enseñas el primer dia lo básico y les das el tocho para que se lo lean. Entre clase y clase hay una semana de diferencia. Les da tiempo.

Por suerte, he podido sacar varias cosas en claro (todas producto de mi mente enajenada):

-Si vas a hacer pruebas de escribir cosas con javascript, no uses hola mundo. La etiqueta marquee mola mucho más.

-Digan lo que digan, los hombres de verdad hacen web con el notepad. Gedit si estás en Linux.

-En la aseveración anterior no entra mac porque los hombres de verdad no usan mac.

-Todo es más ameno con unas galletitas de limón a tu lado:

Madre galleta, que estás en los cielos. Santificada sea tu crema…

Hablemos una vez más de seguridad

Así como el día pasado os traje las últimas novedades en mi “Sistema de login seguro”, hoy os vuelvo a traer novedades sobre este sistema.

Recordaréis que mi anterior post estaba enfocado a evitar que alguien haga trampas para loguear sintener todos los datos de login ¿verdad? Pues en esta actualización me centro en evitar que puedan suplantar la identidad de un usuario a través de las variables de sesión.

Hasta ahora, mis sistema al validar el usuario creaba dos variables de sesión: ‘dice_userid’ y ‘dice_username’. La primera era para saber quién era el logueado. El segundo era para ahorrarme líneas de código y accesos a la base de datos.

Sin embargo, este sistema es, cuanto menos, muy débil. Por ello, he diseñado un nuevo sistema:

-Al validar el usuario, se genera una variable de sesión con un nombre aleatorio y un valor aleatorio.

-A continuación, se crea una entrada para la ip desde la que ha accedido (si ya existía para esta ip, se actualiza) donde se introduce la ip, el nombre de la variable, el contenido de la variable y la id del usuario.

-El index ahora lo que hace no es comprobar si existe la variable de sesión ‘dice_user’. Ahora lo que hace es llamar a una función que comprueba si existe una entrada para la ip del cliente, si el nombre de la variable coincide con la de dicha entrada y si el valor de la variable coincide con el de nuestra entrada. Si alguna de estas comprobaciones falla, devuelve un -1. Si no, devuelve el id del usuario, el cual utilizaremos para obtener los privilegios que le corresponden, etc…

La verdad, me siento orgulloso de este sistema. Todavía no lo tengo del todo implementado, aunque es 100% funcional. Debería de haberlo terminado para el sábado a la noche, pero me retrasé un tanto por requerimientos personales. A ver si para finales de esta semana lo implemento en la demo que tengo online en http://dicesystem.com.es